Un Petit Journal | ILA: Escuela de Francés en el Sur de Francia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Testimonios

Un Petit Journal

  • Volver a la lista
  • Publicación anterior
  • Publicación anterior
Un Petit Journal

¡Hola!

Mi nombre es Laura y soy de Medellín, Colombia. Este año, 2019, estaré realizando mi inmersión lingüística en Francia, en la ciudad de Montpellier, por 6 meses. Ya llevó aquí casi cuatro semanas.

Empezare por contar como empezó todo este proceso de mi estancia lingüística en Francia: Yo salí de Medellín a Barcelona, el 13 de junio, y estuve 3 días en Barcelona antes de volar a Montpellier para empezar mi inmersión lingüística. La verdad los primeros días en la ciudad de Montpellier fueron geniales: conocí mi escuela de francés ILA, donde curso y seguiré cursando mi curso de francés intensivo, descubrí la cuidad que por mucho tiempo soñé con visitar, y encima conocí a gente increíble y a la cual ahora estoy súper unida.

Ahora, contaré un poco sobre como es mi día a día aquí:
Me tengo que levantar todos los días a las 7:30 a.m. para ir a la escuela donde aprendo y realizo mi curso de francés en Francia. La verdad ese hecho me tiene feliz ya que en mi vida normal en Medellín debo levantarme a las 5:00 a.m. ya que todos los días de semana tengo clase a las 6:00 a.m. en la Universidad, entonces aquí eso es un plus a mi felicidad porque la verdad puedo descansar y dormir muchas horas.
Sin embargo, si eres de las personas que les cuenta levantarse antes del medio día, no te preocupes, no es tan difícil, es una cuestión de hacerlo todos los días para poder volverlo un hábito y finalmente acostumbrarse.

Siguiendo la línea en la que iba, empiezo el curso de francés a las 08:45 a.m. y acabo a las 12:00 del medio día. Sin embargo, no se pasa el tiempo para nada lento porque aquí en Montpellier, la escuela de francés nos da siempre 15 minutos entre el horario para comer algo e ir al baño, o simplemente como una pausa para que todos descansemos de tanto aprendizaje! La verdad es que el curso de francés en Montpellier no es para nada duro: no hay muchos exámenes, es simplemente hacer tus deberes, y prestar atención y participar en clase.

El francés como única asignatura en una inmersión lingüística de francés, es genial y no es para nada duro ya que las actividades de todos los días , en el instituto de lenguas ILA, son muy variadas y siempre hay algo nuevo por aprender, a la vez que vas repasando todo lo que has visto en clases anteriores.

Después de salir de clases, cuando no tengo curso intensivo en francés, camino por las calles de la hermosa Montpellier con mis amigos de aquí y paso las tardes ya sea leyendo algo que me ayude a repasar mis cursos de Francés o tomándome algo en las calles, o en mi casa disfrutando el tiempo con mi familia de acogida.

Yo en particular recomiendo que, para tener una estancia mas agradable en una inmersión lingüística de francés en Francia, seas abierto a todas las invitaciones y posibles planes que salen con amigos o conocidos en la tardes, ya que la mejor forma de aprender sobre la cultura, el idioma y aprovechar al máximo tu estancia lingüística en Francia, es tener mil y un planes con gente para que así tampoco haya tiempo de aburrirse ni de estar pensando en qué estarías haciendo si se estuviera en tu país, en tu casa.

Para finalizar el día, ya en las tardes, a veces noches, regreso a la casa donde vivo en Montpellier, para comer con mi familia de acogida, ya que el plan que escogí a la hora de planificar todo mi intercambio lingüístico en Montpellier, fue una opción donde tengo derecho a una habitación en una casa de familia, y a dos comidas: el desayuno y la cena. Entonces todos los días llego a mi casa a comer y así no gasto dinero extra en comida, y aparte, disfruto muchísimo cada comida ya que es súper completa, súper variada todos los días y muy rica, porque, dato curioso, a mi modo de ver, en Francia las personas cocinan muy saludable y muy natural, al menos en mi caso es así, y eso me tiene muy feliz.

Otro dato curioso: en realidad yo no escogí la casa donde iba a vivir mientras hago mi inmersión lingüística de francés en Montpellier, sino que mi vivienda me fue asignada a la hora de planificar todo el intercambio. Sin embargo, y como ya dije, amo la comida de acá, y la verdad la casa donde vivo aquí es súper linda, es de hecho un apartamento, no es tan pequeño y mi habitación es genial, apenas para mi, tiene todo lo que necesito y mi familia de acogida es una sola señora, por lo que la convivencia se ha hecho muy fácil y todo es muy practico a la hora de yo salir a realizar mi curso de francés o solo salir con mis amigos, ya que la vivienda en realidad esta muy bien ubicada en Montpellier.

Espero que esto sea de utilidad para alguien a la hora de saber, mas o menos, cómo serán sus días en una inmersión lingüística de Francés en Montpellier, Francia.

Agrego una foto de una de las sedes de ILA, lugar donde se dictan los cursos de Francés en Montpellier.

Saludos.

Laura.