El Olor del Pasto | Escuela ILA de Francés en el Sur de Francia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Ocios

El Olor del Pasto

  • Volver a la lista
  • Publicación anterior
  • Publicación anterior
El Olor del Pasto

Es curioso ver cómo en Montpellier hay tantos parques y tantas personas en ellos haciendo cualquier tipo de actividad. ¿Inseguridad? Para nada. Ni siquiera es posible llegar a sentirse inseguro sino todo lo contrario, es algo verdaderamente increíble saber que te puedes acostar en el prado de un parque sin sentir miedo alguno de ser incomodado.

Si eres de los que disfrutan escuchar las dulces cuerdas de una guitarra, de los que se tranquilizan al escuchar el sonido que produce el viento al golpearse con las hojas, de los que disfrutan el hecho de estar sentados leyendo el periódico o algún libro, de los que se detienen a observar a la gente divertirse, de los que se divierten con la gente, los parques de Montpellier son para ti.

Durante mi inmersión lingüística en Francia he aprovechado escenarios como este que me brindan la calma cada vez que lo necesito. Es para todo tipo de ocasiones. En los fines de semana hay más actividad, pues se organizan eventos, ventas caseras, actividades y hasta festivales. Para sacar el mayor provecho en un fin de semana es mejor que llegues con tu billetera llena a tope ya que vas a querer comer de todo, llevar todo tipo de artículos y beber un buen vino al estilo francés. Si eres un estudiante de francés, es un plan obligado que vayas a estos lugares llenos de vida y de riqueza cultural para así hacer tu estancia lingüística mucho más provechosa.

Si te sientes aburrido algún día: ve a un parque. Si tienes ganas de no hacer nada un día: ve al parque. Si quieres estudiar o trabajar inspirado y motivado: ve al parque. Si quieres hacer ejercicio: ve al parque. Si quieres descansar: ve al parque. Si te sientes alegre: ve al parque. Si te sientes triste: ve al parque. Si sales estresado de clase: ve al parque. Si es muy tarde en la noche y aún quieres hacer algo interesante: no vayas al parque de Peyrou, pues estará seguramente cerrado. Es increíble todo lo que este espacio te puede brindar mientras haces tu inmersión lingüística en Francia.

A mí personalmente me gusta ir a los parques para leer y de vez en cuando estudiar francés no sólo con mi cuaderno, sino escuchando al mismo tiempo decenas de personas hablando el idioma. Así siento que aprendo de una manera tanto rápida como efectiva. No serás chismoso al escuchar las conversaciones de los locales a menos de que te acerques a hacerles un comentario sobre lo que hablan, ¡No lo hagas! Disfruto mucho ir aunque a veces me hace mucha falta una manta sobre la cual recostarme para no ensuciarme con el pasto y arena, por lo menos cuando vengo en compañía mis compañeros disponen de una para que todos podamos reposar tranquilos. Cada uno aporta un pequeño plato de comida (frutas, paquetes, galletas) y algunas bebidas (soda, jugo, vino, cervezas), una guitarra o un parlante si queremos escuchar música y ya está, ya tenemos un picnic.

Venir a un parque hace parte de mis actividades preferidas mientras que aprendo francés en Montpellier, no hay nada como disfrutar un atardecer en un lugar así de increíble. En Francia la gente sabe divertirse, claro, de una manera alternativa al estilo latino. Antes de venir a este bello país hay que saber que no se puede estar aburrido jamás, pues la increíble mezcla de culturas hace de Francia un destino increíble para pasarla bien al mismo tiempo que se estudia ya sea el bachillerato, la carrera universitaria o el idioma francés en un instituto.