Convivir con otras Culturas en Francia | ILA Escuela de Francés
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Cultura

Convivir con otras Culturas en Francia

  • Volver a la lista
  • Publicación anterior
  • Publicación anterior
Convivir con otras Culturas en Francia

No había siquiera llegado a Montpellier cuando ya estaba rodeado de decenas de culturas diferentes. Yo creía, como lo hace mucha gente, que el aeropuerto es el lugar en donde más se ven personas provenientes de muchas culturas, pero mi parecer cambió cuando llegué a esta cálida ciudad mediterránea y no hallé la diferencia entre estar en la ciudad y en el aeropuerto. En mi caso estoy acá para estudiar francés en Francia, pero hay miles de casos diferentes que hacen de este país un imán de decenas de culturas.

Montpellier está hecha con cada grano de arena aportado por cada nativo y extranjero al vivir aquí. Los africanos, los árabes, los ingleses, los alemanes, los asiáticos, los latinos y muchas otras personas provenientes de diversas culturas hacen parte clave en el desarrollo, la unión, el emprendimiento y el orden de esta acogedora ciudad. Sólo hace falta echar un pequeño vistazo en el centro histórico de Montpellier para notar diversos grupos de personas representando su cultura nativa.

A nivel general es así, así alguna gente sea francesa de nacimiento muchos llevan arraigada su identidad cultural dentro de sí. Ahora imaginemos que se está asistiendo a un instituto de francés en el que sólo se encuentran estudiantes de cualquier país menos Francia. Así es el caso de ILA; esta escuela es el epicentro de estudios de la lengua francesa para montones de estudiantes de numerosas nacionalidades. Aquí, estar en un salón de clase con otros 10 alumnos me da la sensación de estar aprendiendo algo más allá del francés y me relaciona más con ellos al estar compartiendo el mismo objetivo: aprender francés y la cultura francesa.

Claro, la atmósfera cultural no sólo se queda dentro de las clases, sino que acompaña a los estudiantes día a día, pues al salir con ellos el círculo puede llegar a contener hasta 10 culturas diferentes. Es imposible no aprender de cada una al socializar con los compañeros de clase día a día haciendo las mejores actividades en esta ciudad joven y cálida. Jamás habría imaginado llegar a tener amigos de todas partes del mundo y mucho menos que los lazos entre nosotros permanecieran a tal punto de que me invitaran a conocer sus países. Aunque esto no se puede hacer inmediatamente, sé que tengo un puñado de personas a quienes visitar en distintos países cuando termine mi inmersión lingüística en Francia. Es posible desarrollar amistades sólidas mientras se comparte el objetivo de aprender francés en Francia, yo ya lo hice.

Resulta mis amistades más cercanas se han dado con compañeros europeos, pero esto ha afectado muy positivamente mi personalidad, mi visión y punto de vista del mundo y mi pensamiento ya que la cultura europea es muy diferente a la latina. En mi caso esto es algo muy bueno para mi crecimiento personal y para el desarrollo de mi carácter, pues he convivido 18 años con latinos y creo que tengo ya tengo algo arraigado de esta bella cultura. No me he dado el lujo de convivir con muchos asiáticos o africanos ya que no se encuentran muchas personas de estas culturas en la escuela ILA, pero no hay duda de que cruzando la puerta de salida los hay a montones en Montpellier. Y mucho mejor… hay miles de personas de estas culturas que son nativos de Francia y hablan francés perfecto. Relacionarse con todos es estupendo para un buen aprendizaje.

Me da mucha alegría saber que al estudiar francés en Francia como enfoque principal me aporta cosas extra muy positivas, como lo es conocer y aprender de decenas de culturas. Cada cultura es como un ingrediente para una receta de cocina, y siendo el plato final Montpellier.