Inmersión lingüística en Montpellier, de Daniel (España) | ILA
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Testimonios

Aprender francés: Inmersión lingüística en Montpellier, de Daniel (España)

  • Volver a la lista
  • Publicación anterior
  • Publicación anterior
Aprender francés: Inmersión lingüística en Montpellier, de Daniel (España)

Todos hemos oído hablar alguna vez de la maravillosa ciudad de Montpellier. Se trata del lugar idóneo para estudiar francés pues las estancias lingüísticas son bastante populares en esta ciudad en constante ebullición: el arte, la música y la arquitectura están presentes en cada una de sus calles, sobre todo en el centro histórico. Por esta razón, Montpellier se ha convertido en uno de los destinos más idílicos para disfrutar de la temporada estival a la vez que aprendemos francés.

Place de la Comédie, Montpellier

Es destacable señalar que las escuelas de francés cobran importancia en esta ciudad y ofrecen la posibilidad de alojamiento tanto en residencia de estudiantes como en familia anfitriona. Una de las escuelas lingüísticas más relevantes de la ciudad es ILA (Institut Linguistique Adenet), y es valorada por su calidad de enseñanza, la atención de sus profesores y su formidable localización. La academia se encuentra situada en el centro histórico de la ciudad, cerca de la Plaza de la Comedia (considerada como el punto de encuentro más famoso entre la población local) lo cual supone una clara ventaja para los estudiantes en cuanto a la proximidad de los principales centros comerciales y tiendas de la ciudad así como de los medios de transporte entre los que destacamos el autobús y el tranvía, que son verdaderamente eficientes.

Por otra parte, las clases son muy participativas trabajando tanto la producción oral como la escrita además de hacer énfasis en el vocabulario y la gramática, lo cual permite que estudiar francés no solo se trate de una necesidad sino también de un placer. De esta manera es posible experimentar una mejora en el idioma gracias a la estancia lingüística que ILA ofrece a los estudiantes de francés.

Salle Ecusson, ILA

Sin embargo, la academia de francés ILA no solo se centra en la estancia y en el curso de francés, sino que también organiza toda una serie de eventos turístico-culturales que favorecen la inmersión lingüística en Montpellier, concediendo así la oportunidad de conocer los enclaves más representativos de la ciudad y favoreciendo el máximo disfrute de esta.

Cada semana, la escuela de francés ILA nos ofrece una variada oferta de actividades y excursiones que sin duda estimulan la curiosidad del estudiante motivándolo a conocer gente nueva, ya sean estudiantes o incluso personas locales. No podemos pasar por alto nombrar entre las distintas actividades la cata de gastronomía tradicional de la región (los vinos, los quesos e incluso las tapas), los talleres de intercambio lingüístico (que ayudan a conocer a personas locales) y la visita de restaurantes de la zona. En cuanto a las excursiones, podemos destacar localidades como Nimes, Aviñón, Uzes, el puente de Gard, Aigues-Mortes… todas ellas incluyendo el desplazamiento y un pequeño tour por los enclaves más relevantes de cada ciudad (en el cual nos explican la historia, la cultura y las costumbres de cada una de ellas).

De esta manera, nos será posible obtener experiencia y soltura tanto en el idioma en sí como en el entorno y el ambiente montpellierano y de la región de Languedoc. Sin duda una estancia lingüística que verdaderamente merece la pena.

Pero la diversión no termina ahí, puesto que incluso fuera del entorno estudiantil de ILA sigue habiendo posibilidades de sumergirnos en la cultura y el modo de vida de Montpellier. Estudiar francés siempre nos es más llevadero complementándolo con el ocio y las actividades lúdicas. Es popular entre los habitantes y los estudiantes el frecuentar los pequeños cafés, visitar exposiciones, disfrutar de los festivales del periodo estival, ir a la playa, la actividad nocturna y la fiesta ya que Montpellier goza de un ambiente muy peculiar tanto por el día como por la noche, el cual es ideal para aprovechar al máximo nuestra estancia lingüística en la ciudad. Es recomendable visitar el museo de Fabre, conocido por alojar obras de Bazille, pintor nacido en Montpellier, así como de Monet y otros coetáneos. Por la noche, siempre es agradable pasear por las estrechas calles de los barrios más artísticos de la ciudad (Saint Roch, Sainte Anne, Antigone…) y pasar un buen rato en cualquiera de los múltiples bares y pubs que conforman la vida nocturna de Montpellier.

En conclusión, Montpellier nos ofrece una excelente estancia lingüística para estudiar francés en escuelas tan formidables como ILA, que nos asegurará las mejores soluciones para aprender el idioma a la vez que disfrutamos de la ciudad y sus alrededores.

Daniel, España (estudiante de ILA)